14 consejos para una presentación ganadora

14 consejos para una presentación ganadora

Cuando era chico, como seguro le pasó a la mayoría, odiaba presentar en la escuela frente a todo mi salón. Quizás porque nunca estaba preparado (fui un pésimo alumno en todos los niveles) o por simple miedo escénico, quién sabe… La cuestión es que ahora es una de las cosas que más disfruto hacer: pararme frente a un grupo de personas y explicar algo que estuve preparando con la finalidad de convencerlos.

La vida y el trabajo me han llevado a presentar frente a auditorios reales y virtuales, pequeñas oficinas y grandes salas de juntas de gobierno, al empleado nuevo que no tiene poder de decisión alguno y a dueños de empresas, deportistas consagrados, empresarios exitosos y a al menos un presidente de un país, tanto en mi idioma como en inglés.

Todo esto me ha dado cierto conocimiento en el tema que quiero compartir, como debe hacerse con todo saber, y por eso junté estos 14 consejos que considero esenciales para hacer presentaciones ganadoras, tanto la creación de la misma como su exposición.

Voy a intercalar el orden con consejos sobre la exposición y la presentación, para que no se aburran.

Todos los ejemplos utilizados en este artículos son de presentaciones reales, pero alterados para ocultar la identidad del cliente y la privacidad de la información.

1. Te digo lo que te voy a decir, te lo digo y te lo repito

Quiero comenzar con este consejo, el cual es el más largo, porque establece la estructura básica para presentar y así podés guiarte más fácil por los siguientes.

El objetivo es dejar muy claro todo el contenido de la presentación. Mi acercamiento a este esquema de tres partes es el siguiente:

  • Agenda (Te digo lo que te voy a decir)
  • Contenido de la presentación (Te lo digo)
  • Resumen o Conclusiones (Te lo repito)

Agenda

Lo primero a revisar es el listado de temas que se van a tocar durante la presentación. Esto es útil porque el cliente (le voy a llamar así siempre, así sea un auditorio de 500 personas) ya sabe qué esperar y con esto evitás que se adelanten con preguntas, así como desde el inicio irlos adentrando en la historia que les vas a contar a lo largo de tu exposición.

Contenido de la presentación

Esto, como tal, son todos los slides (o diapositivas) que componen tu presentación. Los que deberán ir contando la historia, conectándose los unos con los otros hasta llegar al punto más alto, el cual puede ser una cotización, revelación de un logo, idea o lo que sea. Pero todo esto lo veremos más adelante.

Resumen o Conclusiones

Dependiendo el tipo de presentación podés tener resumen o conclusiones.

El resumen lo utilizás cuando NO se busca tomar acción posterior a la exposición, por ejemplo, en presentaciones educativas, para recapitular lo que hablaste, al comunicar el estado de un negocio o proyecto solo a nivel informativo, o en pitches donde querés recordarle al cliente todo lo propuesto.

Las conclusiones, por otro lado, las vas a utilizar cuando SÍ buscás que se tome acción. Por ejemplo, podés incluir conclusiones luego de un estudio de mercado para indicar qué se debe hacer con la información expuesta, como cambiar los contenidos a publicar en redes sociales o bajar una determinada campaña de la calle. En un negocio o proyecto, se puede tomar acción sobre para dónde llevarlo en vista de los resultados obtenidos hasta el momento.

Dependiendo la presentación decidirás si querés repetir lo que se acaba de ver para reforzarlo o para tomar acción en consecuencia.