Las dos creatividades

Las dos creatividades

Tengo una teoría que fui confirmando con el pasar del tiempo, y es que existen, como base, dos tipos de creatividades: la abierta y la cerrada. Las personas suelen tener más desarrollada una que otra, aunque algunas tienen ambas, y son totalmente complementarias.

Creatividad abierta

Es aquella que permite crear algo a partir de nada, la cual no tiene limitantes y ofrece total libertad al creativo. Las posibilidades son infinitas, el cielo es el límite y así, ya me entendiste.

Creatividad cerrada

Como seguramente adivinaste, es todo lo contrario, una creatividad que tiene libertad limitada y crea a partir de reglas establecidas, con posibilidades reducidas.

En este video profundizo mucho más sobre el tema.

Los creativos abiertos no suelen ser muy buenos cuando se les presenta una creatividad cerrada, porque necesitan esa libertad que les permite contemplar todas las posibilidades para agrupar ideas de mayor a menor y encontrar el mejor camino.

Lo mismo sucede con los creativos cerrados, les cuesta mucho la creatividad abierta, ellos necesitan los límites para darle dirección a sus ideas y llegar a la mejor solución posible con los recursos disponibles.

Pensemos en dos chefs: Enrique Open y Carlos Closed. Ambos tienen una cena muy importante para la cual deben preparar su platillo principal.

A Enrique Open le tocó hacerlo para una comunidad alejada, perdida en las montañas, y solo tienen a disposición 10 ingredientes frescos. Se paraliza, no sabe que hacer, él necesita salmón chileno y especias del oriente para hacer su platillo, con tan pocos recursos no hay forma de que pueda hacer un buen trabajo.

A Carlos Closed le tocó hacerlo para una gala de millonarios, y tiene a disposición todos los ingredientes que pueda necesitar. Se paraliza, no sabe qué hacer, tiene tantas opciones que no sabe cuál elegir ni por dónde empezar, solo piensa en platillos tradicionales que ya todos han probado porque no se le ocurre qué hacer con todo lo demás, con tantos recursos no hay forma que pueda hacer un buen trabajo.

No se sabe quién contactó al otro primero, pero intercambiaron trabajos y los dos triunfaron.

Es importante detectar el tipo de creatividad que tenemos para dedicar nuestro tiempo a resolver los problemas que mejor se adapten a nuestra capacidad. E idealmente encontrar una forma de trabajar con personas que tengan la creatividad opuesta a la nuestra, para complementarnos y que cada uno haga lo que mejor está hecho para hacer.