Técnica creativa: Dormir para construir

Mientras uno duerme está produciendo pero de otra manera. Dormir es indispensable, pero no es una pérdida de tiempo productivo.

Técnica creativa: Dormir para construir
Photo by Kate Stone Matheson / Unsplash

Hace casi 20 años escribí que "dormir es una pérdida de tiempo indispensable" y hoy toma otra forma.

En su momento lo decía porque cuando uno duerme no produce, pero si no duerme no puede producir.

Ahora lo veo con otros ojos. Mientras uno duerme está produciendo pero de otra manera. Dormir es indispensable, pero no es una pérdida de tiempo productivo.

Les quiero compartir la técnica de dormir para incorporar aprendizajes y solucionar problemas. Así es como actualmente utilizo esas 8 (7, 6...) horas diarias.

¿En qué consiste? En dormir, obvio. En mi experiencia cuando uno duerme, además de descansar el cuerpo y la mente, lo que pasó durante el día y lo que te espera el siguiente siguen activos. Trabajando de alguna manera.

¿Entonces? Entonces te voy a listar cómo deberías aprovechar esas horas obligadas cada día y los beneficios de dormir para la creatividad:

  • Reinicia el cerebro. Al otro día te vas a encontrar con una forma de ver las cosas con otros ojos, sin todo el ruido que fuiste acumulando.
  • Cimienta conocimientos. Las cosas que el día anterior fuiste leyendo, escuchando, viendo, aprendiendo, empiezan a encontrar un lugar en tu cabeza más sólido. Y te permite incorporar nuevos con una mejor base.
  • Te prepara para lo que viene. Si te vas a dormir sabiendo lo que tenés que hacer cuando te despertás, tu cabeza ya se va preparando, y a veces mucho más que solo estar listo, porque también...
  • Resuelve problemas. Al parecer hay gente muy chiquita adentro de tu cerebro que sigue laburando mientras vos soñás que estás estudiando en Hogwarts, y si tenés en claro los problemas que querés (o tenés que) resolver  al día siguiente, esos laburantes nocturnos a veces te dejan la solución lista cuando te despertás o allanan el camino para que la encuentres al día siguiente.
  • Te automatiza. Las cosas que practicaste el día anterior te salen un poquito más fácil, como dar una capacitación o un discurso. Por eso recomiendo practicar o al menos leer las presentaciones que vayas a dar con al menos 72 horas de antelación, todo sale mucho más fluido y natural. Como en piloto automático.

La conclusión es que es más importante dormir bien que trabajar de más y descansar poco. El resultado final será mejor y no es una idea hippie del valor de tratar bien a tu cuerpo, no, para nada. Es justamente un hack productivo para gente que quiere exprimir su capacidad al máximo.

Tu creatividad va a aumentar si cuando estás trabado en lugar de decidir "darle duro" por otras 4 o 5 horas, te vas a dormir.