Técnica creativa: Intruso en el taller

El objetivo es evitar la famosa ceguera de taller, esa que de tan metido en los procesos y el día a día de tu producto o empresa no te deja ver errores obvios que estás cometiendo.

Técnica creativa: Intruso en el taller
Photo by 1 1 / Unsplash

Esta es una de mis técnicas creativas favoritas, y el nombre está hermoso también.

El objetivo es evitar la famosa ceguera de taller, esa que de tan metido en los procesos y el día a día de tu producto o empresa no te deja ver errores obvios que estás cometiendo.

El nombre "ceguera de taller" no tengo idea de dónde sale, busqué y pregunté y nadie supo decirme, si alguien que esté leyendo esto tiene idea de su origen, por favor me contacta y lo agrego acá.

La técnica consiste en preguntar a otros sobre tu empresa, proyecto o lo que sea en lo que estás enfrascado para que te dé una visión completamente nueva y externa de las cosas.

Esta persona puede ser alguien que sepa del tema, como un colega u otra personas que trabaja en la misma empresa pero no en ese proyecto, o alguien completamente ajeno como un familiar o amigo.

Lo importante es explicar bien toda la situación y escuchar con las orejas bien paradas, nada de filtrar la información en tu cabeza porque vos sabés más que ellos sobre el tema o no entienden del todo lo que está pasado.

Justamente esa es la idea: vos sabés y entendés tanto del tema que ya estás cegado.

Hasta podés hacerlo por redes, plantear tus procesos, problema o situación actual para escuchar feedback al respecto.

Te dejo un par de ejemplos comunes de ceguera de taller para que puedas identificarla:

  • Estás trabajando en una presentación, la armaste, corregiste, cambiaste y practicaste mil veces. Ya te la sabés de memoria. Si antes de presentarla a un cliente o inversionista se la presentás a tu pareja, te va a hacer preguntas de cosas que no entendió, o no vio en la presentación, que quizás vos por saber tanto del tema ya das por obvio y entendido, y nunca viste que eso no estaba claro.
  • Diseñaste una campaña hermosa, perfecta, con un eslogan del cual te sentís orgulloso. Hace meses que estás trabajando en eso y ya llegaste a la versión 217, que es la final finalísima final. Orgulloso se la mostrás a un amigo y te dice: "Pero, no entiendo, ¿qué hace ese producto?". Pasa, y mucho, que ya conocés tanto sobre lo que estás promocionado que te olvidás que el que lo va a ver no tiene idea. Y necesitás reforzar con mensajes e imágenes que para vos son obvias.

Permití a un intruso en tu taller y escuchá lo que tiene para decir. Te sorprenderá lo efectiva, rápida y fácil que es esta técnica, y todas las frustraciones que te puede ahorrar.