Técnica creativa: Vamos por partes

Lo que vamos a hacer es dividir el problema en problemas más chicos para atacar uno por uno y no abrumarnos. Si el problema es muy grande, la solución también deberá serlo, si el problema es chiquito, la solución también.

Técnica creativa: Vamos por partes
Photo by Shane Aldendorff / Unsplash

Hay quienes definen la creatividad como la capacidad de resolver problemas de forma original, o sea, que encuentre soluciones que otros no. ¿Quiénes lo definen así? No sé, pero tiene sentido y me viene bien para explicar esta técnica.

¿De qué hablamos cuando, desde la creatividad, hablamos de problemas? Va desde lo más obvio, como un eslogan para una campaña, hasta cómo lograr que el código de un programa haga lo que vos quieras que haga o una fórmula de Excel funcione como querés que funcione. En definitiva todo problema puede beneficiarse de una solución creativa. Entonces...

Lo que vamos a hacer es dividir el problema en problemas más chicos para atacar uno por uno y no abrumarnos. Si el problema es muy grande, la solución también deberá serlo, si el problema es chiquito, la solución también.

Algunos ejemplos:

En una presentación, primero hacer el índice, luego la estructura, luego bullets del contenido esperado, luego texto, luego imágenes, luego diseño, etc...

En una campaña empezar primero por las referencias, audiencia, moodboard, luego las palabras clave, mensajes, eslogan, fotos, maximalismo para luego reducir, hasta llegar al concepto y la idea lo más simple y cerrada posible.

Esta técnica nos permite enfocarnos, usar todo nuestra capacidad creativa para resolver un problema, lo más chiquito posible, a la vez. Trabajamos cada parte pequeña para luego alejarnos y ver la obra completa, con cada una de sus partes bien resuelta.

Para este mismo artículo (el anterior y los que vendrán sobre técnicas) empecé por la idea, luego bajé bullets en Notion, le puse un título, ahora lo escribo en mi blog y luego este texto servirá de guión para un video. Por partes.

A la izquierda Notion y a la derecha los títulos de algunas de las técnicas.

Y ya tenemos una segunda técnica (la primera fue Los opuestos) para sumar a nuestra caja de herramientas creativa. En este caso para aprovechar de la mejor manera la capacidad creativa y evitar abrumarnos por problemas complejos.